El feedback negativo está asociado a un término en el mundo laboral, en donde el jefe o líder de un grupo de trabajo tiene que realizar una llamada de atención hacia alguien que no está realizando su labor de forma correcta. A diferencia de las “broncas” el feedback negativo es una forma de aviso en donde se está viendo poco desempeño laboral, pero que tiene como finalidad resolver o mejorar la condición desfavorable de un conflicto. Sin embargo, no todos los jefes logran realizar un feedback negativo y eso se debe a fallos en la comunicación, lenguaje corporal o bien un uso incorrecto de la lengua en ese momento lo que puede dar resultados “negativos”.

Sí eres líder o jefe de tu propia empresa pero has notado que no puedes lograr buenos resultados a la hora de dar tu crítica, sigue leyendo este artículo y aprende todo sobre qué es el feedback negativo y cómo llevarlo bien.

Lo que debes saber sobre qué es el feedback negativo y cómo llevarlo bien

Para poder llevar tu feedback negativo de forma correcta es importante que tengas una mente abierta, seas directo pero también se neutro o amable: si bien tienes la posición de líder y tu deber es arreglar y mejorar los problemas que se presente en uno de tus trabajadores, no debes dejar de ser cuidadoso con tus palabras y trata de ser cercano a la persona.

En relación a lo anterior, es importante que exista entre la persona y tú una distancia que separe lo profesional con lo personal. Con esto queremos decir que trates de abordar el tema desde el punto de vista laboral, que hables de los problemas que tengan que ver con el trabajo y no con problemas con terceros.

Algo fundamental que debes saber sobre qué es el feedback negativo y cómo llevarlo bien es el modo en que puedes abordarlo a la hora de realizar la crítica. Existen dos formas en las que puedes hacerlo:

  • Una de las principales es dando un feedback positivo (cumplidos), luego el negativo (crítica) y terminas con otro feedback positivo (palabras de ánimo o entrega de confianza).
  • La otra forma es el modo directo, pero en este caso es importante que trates de decirle en un tono suavizado, cómplice y educado, de tal forma que el empleado pueda sentirse que realmente está siendo apreciado por su superior.