Alcanzar grandes niveles de éxitos en ventas no es un hecho que sucede al azarsino que se ven involucrados diferentes elementos los cuales hacen que generes cercanía, confianza y respeto en el área en el cual te desenvuelves. Para que cumplas con los objetivos trazados por tu empresa es necesario que elijas cuál es la estrategia que se adaptará mejor a tus necesidades. En ese sentido, conocer qué es el factor wow e implementarlo en tu negocio hará que puedas notar desde el primer momento cómo empiezas a prosperar.

¿En qué consiste el factor wow?

El factor wow es una estrategia de mercadotecnia. Sus beneficios son múltiples debido a que podrás personalizar las experiencias de ventas, así tus clientes se sentirán fidelizados con tu marca, productos o servicios. Es decir, serás su punto de referencia por encima de la competencia pues tú tendrás un valor agregado en tu proceso de compra y venta.

¿Qué es el factor wow? Es cuando tu cliente siente que es importante para la marca, que sus necesidades serán escuchadas y solventadas a la brevedad posible. El factor wow empieza desde el primer momento en el que el cliente conoce sobre tu negocio. Por eso es recomendable que tengas un servicio al cliente donde destaque la rapidez, la amabilidad y el asesoramiento.

Para lograrlo conoce todo acerca del área en el que se encuentra sumergido tu mercado, de esta manera, podrás segmentar mejor el público al cual te diriges. Cuando tengas contacto directo con el cliente escucha atentamente y responde en función de sus inquietudes.

Tu presencia en el mundo online y offline son cruciales para el factor wow, elige un nombre atractivo y fácil de recordar para tu negocio, así como colores llamativos en el diseño.

¿Cómo implementar el factor wow?

¡No importa el producto o servicio que ofrezcas! Una vez que sepas qué es el factor wow lo fundamental es que logres ser el mejor, dándole una personalidad a la marca. Si te dedicas a organizar eventos, por ejemplo; entonces busca lugares, decoraciones y tendencias que se alejen de lo común de forma tal que tu cliente quede sorprendido. El factor wow es romper con el molde de lo tradicional y atreverte a ser irreverente, creativo y novedoso.

Si tienes que entregar un producto hazlo en el menor tiempo posible; impresiona con los tiempos de entrega. Pero no te detengas ahí: agrégale una carta, tan original y cercana como sea posible, agradeciéndole su compra. El factor wow es que tu cliente quede enamorado. El “wow” estará en los detalles que logres diseñar para diferenciarte de la competencia.