Los eventos deben también su éxito a el catering que se haya escogido para ofrecer a los invitados, ya sea, para una parada de unos minutos o para el post-evento.

Un catering es un servicio que sirve alimentos y bebidas en un lugar a un determinado número de asistentes. Es un servicio que debe estar muy bien cuidado tanto a nivel gastronómico como en el momento de servirlo al público.

Existen empresas que se dedican de manera profesional en este ámbito, dado a que conocen exactamente qué tipo de catering deben ser establecidos dependiendo de la ambientación del evento.

Tipo Aperitivo:

Es un tipo de catering que se utiliza principalmente para eventos en los que el menú sea más tradicional o informal, pero también es muy utilizado para los eventos de negocios debido a que se hace una pausa de unos 15 / 30 minutos para que los invitados cojan fuerza.

Se caracterizan por tomarse de pie dado a que normalmente es una velada relajada en la que los invitados van probando las diferentes propuestas de canapés, se toman en pequeñas cantidades, suelen ser alimentos fríos y son principalmente sencillos o sofisticados.

Existen tres tipos de aperitivos:

Están siendo muy solicitados últimamente para los eventos, ya que, combinan platos dulces y salados.

  1. Brunch: se toma entre las horas del desayuno y la comida, principalmente cercana a la hora del desayuno.
  2. Blunch: es igual que el Brunch pero se toma en una hora más cercana a la comida.  
  3. Drunch: se da por la tarde entre las horas de la merienda y la cena.

Con estos pasos ya sabes qué tipo de catering es un aperitivo y cuando se debe llevar acabo, además suelen causar muy buena impresión entre los invitados. Para más información o cualquier duda, en Little Moments estamos a vuestra disposición.